domingo, 2 de diciembre de 2012

Quizás

Creo que por una vez en mucho tiempo me apetece escribir algo... 
no sé cómo empezar, tampoco sabría cómo seguir pero en fin.. allá va.

Aún recuerdo los tristes amaneceres que pasé cuando pensé que a penas me quedaba vida, tonta de mi, cómo me equivocaba...
Mi vida acababa de comenzar.
Acababa de perder a mi primer amor, sí ¿y qué? ¿moriría por ello? Eso creía, que moriría de amor, pero no. Era demasiado joven como para probar aquello llamado "muerte". 
Pasó el tiempo y con ello el dolor, volví a ver poco a poco el color de la vida, que no estaba tan sola como creía, que tenía a alguien a mi lado sin darme a penas cuenta.
Pasé algunos meses olvidando el pasado, intentando rehacer una vida que se me había desvanecido entre las manos, algo complicado para tener 15 años, pero nada imposible, pensaba. Y por una vez llevaba razón.


Meses más tarde, me encontraba reconfortada, recuperada de aquel dolor insufrible que había pasado meses atrás, le había olvidado y con él, el dolor había cesado. Los recuerdos aún siguen, eso queda claro. El amor es algo que pocas personas saben sentir y que les hace afortunados.



Al fin me reconcilié con ella, la persona que más me podría haber apoyado; una amiga de las que no fallan que siguen ahí, al pie del cañón siempre. Con ella me presentó a un grupo de personas que esperaba fueran mis amigos más adelante. Pero.. ¿a quién quiero engañar? Me fijé solo en una.



Esa persona poco a poco entró en mi vida, primero con sonrisas y miradas furtivas, después con palabras y más tarde, con besos en la espalda.

Esa persona que a día de hoy, es el mejor regalo que el cielo podría haberme regalado, el único que puede sacarme sonrisas de donde minutos antes hubo lágrimas. La persona de la que llevo enamorada hasta el último átomo de mi corazón prácticamente desde el primer día y es que madre mía, cómo pasa el tiempo... ya van casi 9 meses desde que todo comenzó por allá un 18 de marzo. No puedo dar las gracias porque a penas me salen palabras de la boca, que apenas hablo si no es para decirte que te quiero, que te amo y que jamás podría olvidar todos los momentos que me has hecho pasar.




Bueeeeeeeeno.. hola. jajaj
Nada.. quería decir que me sentí inspirada,
que no creo que me quede... pero si me da de nuevo, 
volveré a escribir :)
Y nada, que espero que os guste y gracias a quien lo lea! 
Besos :)

6 comentarios:

Summer dijo...

No, no, no y no. No digas que no sabes si volverás. Di un "hasta luego", que eso no es una despedida :)

Dicen que los hombres siempre quieren ser el primer amor, pero que nosotras queremos que sean el último... Tienen razón.

Me alegro mucho que hayas encontrado a una persona buena, que te quiera y que te cuide. Aunque debo decir que está bien que pasemos por malos momentos como ese, porque así aprendemos a levantarnos solos, de una forma más independiente. Además, así aprendemos a valorar (aún más) a aquellos que vienen :)

Espero verte pronto por aquí, un saludo.

Belleza Negativa dijo...

Es muy tieno, y lo más importante que has podido aprender es que si se cierra una puerta debes tener paciencia porque pronto se abrirá otra... aún mejor...

Besos mentales.

patricia piruletadecorazon dijo...

Te mereces esto y más :)

Pain and suffering dijo...

Summer, jaja de acuerdo, hasta luego pues! Realmente.. sí que me apetece volver, hice bien en no cerrar este pequeño espacio personal.. Y te doy la razón, las veces que me ha ocurrido me ha pasado eso mismo.. siempre quiero que sea el último, algo un pelín complicado la verdad, pero no imposible :) Y de nuevo te doy la razón, yo soy de ese tipo de personas que saca el lado positivo que todo, y en el caso del dolor es el aprendizaje. Creo que me verás :) un saludo y GRACIAS!
Belleza Negativa, totalmente cierto :) cuando una puerta se cierra, se abre una ventana dicen, razón llevan! Solo hay que saber buscarla y encontrarla :) Besos!
Patry, gracias chiqui... aunque tú ya ni te cuento..<3

Fiore ♥ dijo...

Que lindo es tu blog

Anónimo dijo...

Totalmente identificada!