jueves, 28 de agosto de 2014

Hace tiempo que no escribo... que no encuentro mi inspiración... y es que yo más bien diría que se ha ido de vacaciones para no volver.

Estoy aquí sin motivo, andaba gestionando unas cosillas y me acordé de este mundo.
Uno totalmente distinto, lleno de magia, de ilusiones... en el que podía hablar sin miedo, expresarme de la mejor forma que puedo. Escribiendo.

Nunca he escrito nada bueno del todo... siempre me he basado en mi propia experiencia y he escrito sobre una gran, única y central temática... el amor. Y todo lo que él conlleva. Felicidad, tristeza, euforia, depresión... un caótico mundo de sensaciones inexplicables y el cual sientes en cada poro de tu piel.

Y es que... quién vive sin amor? Es lo que nos mueve, lo que nos motiva, lo que nos empuja a superarnos a nosotros mismos una vez más. A creer en nosotros mismos sin importar lo que los demás opinen... porque esa persona tan importante en tu vida está ahí para recordarte lo grande que eres con tan sólo una sonrisa. Dar lo mejor de ti día sí y día también. Es un verdadero misterio cómo la "simple" química se encarga de todo esto en tan sólo unos segundos dentro de nosotros mismos, casi sin darnos cuenta.

Y esto es así... y todos lo sabemos. El amor es algo único, extraño y que te cambia por completo. Algo que sin dudar un segundo, me encantaría vivir cada día de mi vida, y más si es junto a él

3 comentarios:

Antony G. Martínez dijo...

Todo el mundo vive enamorado. Todo el mundo amamos a alguien o a algo; sería imposible vivir sin tenerle amor aunque sea a algún familiar.

El amor es el mayor tema de conversación de todos los siglos.
Y tú hablas de él -siempre lo has hecho- de una forma muy agradable.
Aunque ya no escribas tanto, hay gente como yo que te leerá.

¡UN SALUDO!
http://undiariopersonalmas.blogspot.com

Noa dijo...

Creo que el amor ronda todo. Ahora mismo, ¿ves? Alguien te estaba inspirando, y eso es bueno, muy bueno.

Lorena García dijo...

Estoy de acuerdo, toda nuestra vida gira en torno al amor, sea del tipo que sea. Incluso el amor por la naturaleza y las cosas que nos rodean.
No dejes de escribir nunca, aunque sea para uno mismo, siempre hace mucho bien.
Un besito enorme.